2 de junio de 2011

Anochecer del frenesí de los placeres pasajeros de mi invierno y tu verano.

Cálida paz que delata un corazón sincero.
La rabia y el desenfreno
difuminan la realidad.
Aunque sople frío el viento
ya no hay odio en lo que siento,
queda mudo este silencio
que no sabe de que hablar.
Los sonidos que no oíste,
las voces que no escuchaste
ahora gritan y no oiras,
que pidiendo solo aire
tu garganta grita paz.

Frío...el tiempo,
que convierte el agua en hielo,
que tus venas aun congela,
y con miedo te desvelas;
pues te paras a pensar
y descubres y comprendes
que este frío que ahora sientes
son sentidos que se van.
Que no es tonto el que no entiende,
no es más listo el que comprende
que me fuera sin hablar
de tu vida, de mi vida,
de tus sueños. Despertar,
porque el cielo ya no es virgen,
los colores aun existen
y me veo al mirar
al espejo de tu alma,
a los ojos de la calma
que me impiden el amar
lo que yo un día quise,
lo que yo nunca te dije,
y te callas para ver
si el silencio te comprende,
si ese frío que no sientes
es el viento que se va
pues se cansa de tu calma,
se disgusta con tu falsa
y deshonesta humanidad.
eres libre de tus actos,
yo soy libre de mis pactos
con la vida y lo demás.
Salen versos de tus labios,
que no beso, que son agrios,
que muerden al recitar
las estrofas que no escribo,
sentimientos que no vivo,
preguntas sin contestar.
Tu conoces mis respuestas,
entre líneas, sentimientos
hablan de sinceridad.
Son dos cuerpos que se chocan,
y vestidos o sin ropa,
hoy no se dejan de amar.

Para eso está la vida,
para verla a su medida,
déjala vivir en paz...

2 comentarios:

  1. Hola Alex! soy Yas, y te dejo un comentario para que veas que sigo tu blog!

    ResponderEliminar