18 de junio de 2011

Lineas que no se leen


Voy a contaros una historia...

Quien no quiera leerla que no lo haga...

Era un chico...

Creído y orgulloso...

Que no tenía a nadie, se bastaba con sigo mismo..

Conoció a una chica...

Simple como lo era él...

Pero nada orgullosa...

El autoestima de un hada sin alas...

Esa chica soñaba con él cada noche...

Tampoco sabía que ella lo invitaba cada noche a estar en sus sueños...

Un día...

Él se enteró de tanta muestra de amor...

Amor oculto...

Y por desgracia, prohibido...

Y cayó en los sueños que ella tenía...

Empezó a soñar él con la pequeña chica sin alas...

Consiguió armarse un día, de coraje...

Y de valor...

Ocho lunas en un nuevo año...

Le concedió un deseo...

Y se lo concedió a si mismo...

La beso, con la mayor ternura que podían mostrar unos labios posados sobre otros...

La pequeña chica recupero sus alas...

Él chico perdió su amor por si mismo...

Y lo volcó todo en ella...

Los días difíciles los pasaron abrazados...

Las fáciles también...

Siempre juntos...

Un abrazo eterno que no debió parar...

Pero ese abrazo pareció perder la fuerza...

El chico, ya sin orgullo, en vez de apretar sus brazos sobre ella...

Dudó...

Dudó que ella quisiera que los apretara...

Dudó...y penso que ella quería ser libre...

Y el amor que sentía por ella...

Le dio fuerzas para separar sus brazos...

Y la dejó libre...

La chica con alas, no quiso volar...

Y cayó al suelo...

Él...desde arriba pensó que escapaba...

Ella...desde abajo pensó que la abandonaba...

La chica se arrancó las alas...

Por despecho...

Él chico recuperó su orgullo...

Por ella...

La distancia hizo que el chico, orgulloso, se olvidara de ella...

La distancia hizo que la chica, sin alas, quisiera recuperarlo...

Por lo menos, guardar su esencia en un frasquito de cristal...

Él chico...al verla, se desprendió de su orgullo...

Se abrazaron...

Pero solo fue un abrazo...nada más...

Ella, pensando que no la quería...relleno el frasquito...

Él, pensando que ella sabía que la quería...hizo crecer levemente sus alas...

Pero el orgullo de él, y las alas de ella...

Los separaban y unían una y otra vez...

Él chico, se trago su orgullo y quedo desnudo ante ella...

Ella, con sus alas, quiso cubrirlo, pero estaban atadas...

Otro las había atado...

Ató sus alas y vendó sus ojos...

Y el chico sin orgullo, quedo desnudo a la intemperie del desamor...

Y la chica con sus alas atadas, quiso mantener la venda en sus ojos...y dejar de sentir...

Pues alguien dijo que; ojos que no ven, corazón que no siente...

Fin...o eso le hubiera gustado al chico sin orgullo...

Pero era un...fin...y al cabo...

2 comentarios:

  1. dios, este poema es precioso, casi me hace llorar :)


    un besazo, Yasmina

    ResponderEliminar
  2. Qué bonito^^ no te sigo porque no me deja con el movil... De todas formas si quueres pasarte oor el mio:
    http://sitedigounaestupidez.blogspot.com.es

    ResponderEliminar